La crema es siempre una buena idea cuando se trata de decorar una torta de manera sencilla. Parece un trabajo divertido y fácil que hasta un niño haría sin mayores dificultades. Podemos hacerlo sin tener experiencia ni una buena técnica. La mala noticia es que eso se va notar! Y definitivamente la torta no nos va a quedar como en la foto.  Para lograrlo, sin embargo, solo tenemos que practicar un poco y seguir los pasos indicados. Acá te damos algunos consejos y un paso a paso para que la técnica no falle y la torta sea una belleza.

 

Antes de empezar

Para que una torta se vea impecable el trabajo empieza en su interior, o de abajo hacia arriba si se trata de una torta de varias capas. Seguramente alguna vez te preguntaste cómo hacen esas tortas de casamiento altísimas para desafiar la gravedad y mantenerse en pie. La clave es tener una buena estructura de capas bien planas.

Antes de empezar a ensamblar la torta, por lo tanto, es necesario emparejar cada capa. Cortar con un cuchillo cualquier elevación que sobresalga es indispensable para lograr una capa de bizcochuelo bien llana (y finalmente darnos el gusto de probar aunque sea un pedacito…).

La crema puede ser tanto un buttercream como alguna de las cremas listas que ya vienen con sabor. En cualquier caso, es fundamental que esté bien homogénea, sin burbujas y a temperatura ambiente para facilitar el trabajo.

 

PASO 1

Colocar la primera capa de bizcochuelo en una bandeja para decorar tortas, en lo posible, una giratoria. Colocar una boquilla lisa en una manga y llenarla con buttercream o la crema elegida.

Paso 2

Hacer un anillo de crema lo más amplio posible (hacia los bordes) en la parte superior de la capa. Este anillo hará de pared de contención para el relleno elegido. Si el relleno es de buttercream, lo recomendable es que la capa de relleno tenga la mitad de altura que la capa de bizcochuelo. Con otro relleno, como ganache o un preparado de frutas, esta capa debería ser un poco más fina.

Paso 3

Rellenar el círculo con el relleno elegido. Alisar con una espátula de metal.

Paso 4

Colocar encima la segunda capa de bizcochuelo. Una buena idea es colocarlo de manera invertida, para que queda la superficie más plana hacia arriba.

Paso 5

Repetir el trabajo con las capas restantes. La última capa de bizcochuelo debería ser colocada de manera invertida, o con la parte recortada hacia abajo, para evitar las migas a la hora de cubrirla.

 

Un consejo:

Ahora es el momento de asegurarnos que la torta está nivelada y derecha. Si no es así, y comprobás que se está inclinando, no dudes en corregirlo! Da un paso atrás y emparejá esa capa de crema o bizcochuelo que no haya quedado como debería.

 

Paso 6

Empezar la primera capa de crema que va a cubrir todas las migas para que la siguiente quede limpia y prolija. Rellenar los huecos que hayan quedado entre las capas de bizcochuelo y empezar a emparejar la crema con una espátula de metal recta.

Paso 7

Colocar un poco de crema en la parte superior de la torta y empezar a desparramarla y alisarla con la espátula, empujando los excesos de crema hacia el borde y dejándolos caer hacia los costados.

Paso 8

Comenzar a alisar la crema a los costados de la torta, empezando por la que cayó desde la parte superior. Agregar la crema que sea necesaria. El objetivo es crear una capa fina y pareja que cubra por completo la torta. Puede ser que no esté libre de migas, pero en esta etapa lo que sí importa es que haya quedado bien lisa.

PASO 9

Una vez que esta capa esté lista, enfriar en la heladera por unos 10 minutos. No enfriar demasiado, o la diferencia de temperatura será un problema para trabajar con la capa de crema final.

Paso 10

Repetir el paso 7 , con el objetivo de obtener una capa lisa y limpia en la parte superior.

Paso 11

Adherir a los costados cualquier exceso de crema de la parte superior, pero asegurando que arriba quede una buena capa de crema.

Paso 12

Agregar crema a los costados de la torta. Empezar con cantidades pequeñas de crema para tener mayor control. Completar una capa bien pareja alrededor de la torta.

 

Paso 13

Ahora la torta está pareja y completamente cubierta de crema. Colocar la espátula de manera perpendicular a la superficie de la bandeja, paralela a un lado de la torta. Empezar a girar la bandeja para que la espátula comience a alisar y retirar así el exceso de crema.

Paso 14

Hecho ese alisado inicial, lo ideal es cambiar la espátula de metal por una alisadora más amplia, como una rasqueta, para un alisado final. Colocar la rasqueta apenas tocando uno de los costados y apoyada en la base de la bandeja. Comenzar a girar la bandeja sin mover de lugar la rasqueta. A medida que gire, la rasqueta irá acumulando excesos de crema y llenando huecos en donde falte. Limpiar la rasqueta después de unos pocos giros y repetir. Si persisten algunos agujeros, agregar crema y alisar nuevamente.

Paso 15

Parte del exceso de crema habrá ido arriba de la torta. Utilizar la espátula metálica para desparramar esa crema de los bordes hacia el centro de la parte superior.

Paso 16

Colocar la rasqueta alisadora sobre la superficie superior de la torta y girar la bandeja para un alisado final.

 

 

Post original: http://www.stylesweetca.com/