Envueltos en celofán con lazos emperifollados o cubiertos en papeles de colores llamativos, los huevos de Pascua comienzan por estos días a cubrir góndolas enteras en los supermercados. Todos se ven preciosos y tentadores, pero cuando miramos el precio, ya no los vemos tan lindos... Lo bueno es que hay una alternativa para tener huevos más económicos y, sobre todo, más ricos y artesanales: hacer tus propios huevos de chocolate en casa, con la materia prima que vos elegís y la decoración que más te guste.

Con este paso a paso, los vas a poder elaborar sin problemas. Claro que la práctica hace al maestro, por lo que te recomendamos hacerlos con un poco de anticipación para que puedas corregir errores.

Este paso a paso es para trabajar con chocolate de moldeo (técnicamente es 'baño de moldeo'), que no requiere templado como la cobertura y es mucho más fácil de trabajar. Es el que se usa más habitualmente para elaborar huevos, figuras y bombones. 

También te recomendamos que vengas a alguna de las clases demostrativas gratuitas que tenemos en Valentino! Así aprendés a elaborarlo con un experto y conocer diferentes técnicas de decoración.  Acá tenés toda la información sobre clases.

Antes de empezar, una guía para saber la cantidad de chocolate que requiere cada huevo (entero):

 

 

 

Ingredientes y utensilios

  

  • Chocolate de moldeo (puede ser semiamargo, con leche, blanco o de “sabores y colores”)
  • Confites o bombones para la sorpresa
  • Placa para huevo de pascuas del tamaño que desees
  • Pincel de silicona (preferentemente)
  • Bowl plástico
  • Algodón con alcohol
  • Manga descartable
                                                            

 

 Paso a paso

 

1) Primero, deben limpiarse los moldes con un trozo de algodón embebido en alcohol y luego dejar que se seque bien. Cada vez que se utilicen los moldes, hay que limpiarlos. Es clave para el brillo.

  

 

2) Derretido del baño de moldeo. Hay dos opciones, pero recomendamos la segunda (microondas) porque el vapor puede afectar el chocolate.

Baño maría

Colocar el baño en un recipiente más grande que en el que colocará el agua para fundir a baño maría.

Calentar el recipiente con agua al fuego. El agua no debe superar los 60 grados, esto permite sumergir la mano sin quemarse. Apagar el fuego una vez lograda la temperatura deseada.

Apoyar el recipiente con el baño sobre el que tiene el agua y revolver hasta que se derrita.

 

 

Microondas

Colocar el baño en un recipiente plástico apto para microondas. No hace falta picarlo pequeño, con dividir las tabletas de la forma que vienen precortadas será suficiente.

Programar el micoondas en su máxima potencia y calentar el baño en fracciones de 30” como máximo. Luego de fracción de 30” retirar el bowl y mezclar, incluso las primeras veces en que el baño aparenta no estar calentándose. Repetir hasta que se haya derretido.

  

 

3) Colocar el baño derretido en el molde utilizando cualquiera de estas dos técnicas

Antes de explicar las dos técnicas básicas, te mostramos formas alternativas de decoración sobre la misma placa, que deben realizarse antes de volcar el chocolate derretido dentro de la placa y se debe dejar descansar hasta que la decoración se seque a temperatura ambiente (preferentemente en una habitación con aire acondicionado).

 

 

Lunares de chocolates de colores sobre la placa realizados

con una manga o un cartucho de papel.

Pincelado de la placa con chocolate derretido de un color

deferente al que va a ser el huevo.

 

Técnica de llenado y vaciado

Se sostiene el molde, se vierte chocolate en el interior hasta completar parte de la concavidad y se vibra.

  

 

Se vacía invirtiendo el molde, vertiendo de este modo el exceso de chocolate, pero tratando de dejar apenas un poco de chocolate dentro. Se hace correr el chocolate que quedó en el cascarón por todo el molde inclusive hasta los bordes, con movimientos circulares hasta la primera cristalización (cuando el chocolate comienza a secarse y opacarse). Si la capa resultó muy delgada se realiza otro llenado y vaciado.

  

Puede invertirse el molde para lograr que se forme el borde, esto se realiza antes de primera cristalización, pero no es tan fácil darse cuenta del momento ideal. Otra opción es engrosarlo mediante pincelado.

   
Técnica de pincelado (la que recomendamos)

Esta técnica nos da la garantía de tener un grosor de pared parejo y, además, según la cantidad de capas, la seguridad de llegar al grosor deseado. Si sos principiante, resultará más fácil el desmolde si se realiza con paredes gruesas; con el tiempo se podrán ir afinando.

  

 

La técnica consiste en introducir el pincel en el chocolate y pincelarlo el molde desde el centro hacia fuera para se adhiera bien a las paredes, inclusive llegando a los bordes.

 

 

 

Una vez cubierto, se golpea un poco sobre la mesa para asentarlo más y se quede más brillante, esperar a que el chocolate se opaque y repetir hasta obtener el grosor deseado (entre dos y tres manos serán suficientes).

 

 
Volver a reforzar los bordes de chocolate, usando el pincel, siempre limpiando con una espátula recta el exceso sobre la placa . Esto permite evitar roturas y contar con una superficie lo suficientemente engrosada para pegar ambas mitades.
Trabajar idealmente en ambiente climatizado para favorecer el rápido secado. 

 

4) Ya sea que utilicemos una técnica u otra, debemos asegurarnos retirar con la espátula el exceso de chocolate sobre el molde. Llevar 10 minutos al freezer.

  

5) Desmoldar con cuidado para que no se partan las mitades. Presionar con la punta de los dedos en el borde más ensanchado de la cáscara ya seca. El chocolate ya moldeado sale fácilmente. De no ser así se vuelve a colocar en el freezer unos minutos más.

  

  

6) No te olvides de incluir dentro del huevo de pascua una sorpresa, o los chicos no te lo van a perdonar. Pueden ser confites, caramelos chupetines, bombones, incluso algún juguete. Después se procede a unir las dos partes.

    

7) Una vez preparadas las dos mitades, estamos listos para unirlas. Para esto, pueden utilizarse dos formas diferentes:

Manga

Es la forma más fácil. Se apoya cada mitad con la concavidad hacia abajo sobre un bowl o cazuela y con una manga cargada con el chocolate del mismo color que el cascarón, colocar sobre el borde, todo alrededor, en cada mitad. Rápidamente apoyar y unir las dos mitades y dejar secar antes de decorar.

  

 

Placa caliente

Entibiar apenas sobre la hornalla o a baño maría una placa para horno, y sobre ella apoyar las dos mitades, sosteniendo una en cada mano, apenas unos segundos, y luego unirlas rápidamente.

 

  

8) Una vez unidas las mitades, se decora sobre el cierre, para disimularlo, trabajando con chocolate colocado en manga o con glasé real de colores.

Conservación: Una vez seco el decorado, guardar los huevos en un lugar fresco y seco, envueltos siempre en un papel celofán.

 

  

Cuando te pongas manos a la obra, te recomendamos leer 'Las diez dudas que te vana a surgir al hacer huevos de Pascua'