Doña Petrona explica en sus libros que las tortas para la hora del té se dividen en dos grandes grupos: las esponjosas y las arenosas (o mantecosas). Las primeras utilizan más huevos y llevan un proceso de batido generalmente más largo y se cuecen a horno moderado. Las tortas de tipo mantecoso requieren cocción más larga, fuego moderado y especial cuidado para evitar que el horno caliente demasiado y la torta corra peligro de quemarse. La receta siguiente de la gran maestra argentina de la cocina está dentro del primer grupo: la torta Chiffon. Su nombre, que significa 'gasa' en francés, tiene que ver con la textura esponjosa que se logra gracias a una preparación a base de aceite y clara batidas a punto nieve. El molde molde estilo savarín o con tubo es su rasgo distintivo a la hora del horneado. 

 

 

Ingredientes

350 g de harina

350 g de azúcar

3 cdtas al ras de polvo de hornear

½ cdta de sal fina

½ taza de aceite

5 yemas

¾ de taza de agua fría

1 cdta de esencia de vainilla

9 claras

½ cdta de crémor tártaro

Ralladura de limón

Preparación

  1. Tamizar la harina, tamizar después con el azúcar, polvo de hornear y sal. Agregar a esto el aceite, agua, revolviendo, luego la esencia de vainilla, las yemas y batir bien con cuchara de madera.
  2. Batir las claras con el crémor tártaro a punto de nieve y agregar a la preparación, mezclando suavemente y colocar en un molde a propósito sin enmantecar.
  3. Cocinar en el horno, suave al principio y moderado después durante 1.15 horas.
  4. Retirarla después del horno y colocar el molde con la torta boca abajo, arriba de una botella; al cabo de varias horas caerá sola.